Región del Chaco Paraguayo – Su paisaje cambia de monte a pastizales productivos.

REGIÓN DEL CHACO PARAGUAYO

REGIÓN DEL CHACO PARAGUAYO

El Chaco Verde se encuentra al este de los Andes y al oeste del Rio Paraguay, se divide de manera desigual entre Bolivia, Paraguay, Argentina y Brazil. Se extiende por alrededor de 1.500km de norte a sur y unos 700km de este a oeste, rodeando la zona con unos 250km2 aproximadamente.

Para poder visualizarlo imagínese el área de Ecuador (248 mil kilómetros aproximadamente). El Chaco ahora está experimentando una transformación, originalmente se encontraba completamente cubierto por matorrales autóctonos.

Parte de la región es víctima de la escasez de agua y de altas temperaturas que rondan los 40ºC en el verano. El suelo chaqueño es apto para pasterizar, para cultivos (en rotación), así como para cultivos perennes. Estos últimos pueden ser solo cultivados bajo sistemas de riego. En general, los suelos de esta región son fértiles, pero ya que el agua en la zona es en gran medida escasa, el suelo es propenso a la salinización si es que se utilizan técnicas de riego inadecuadas.  

La primera gran influencia de los europeos fueron los Menonitas. Que llegaron a suelo chaqueño a medidos de 1920. Provenientes de Rusia y el este europeo vía Saskatchewan y Manitoba en Canadá o vía México y EEUU. La llegada de los Menonitas al Chaco marcó el inicio de la cultura sedentaria y el desarrollo de la tierra en la región.

En ese entonces el gobierno paraguayo estaba muy interesado en el desarrollo de la zona ya que activaría la zona económicamente y por lo tanto le garantizaron a los Menonitas ciertos privilegios: libertad del servicio militar, la concesión de la gestión de sus propias escuelas alemanas, libertad religiosa, gestión autónoma de la colonia sin interferencias del gobierno, y una inmigración abierta para permitir más menonitas que se establezcan en la colonia.

A cambio, los menonitas compraron tierras no desarrolladas, formaron colonias auto-gobernadas y empezaron a hostigar la agricultura y el desarrollo de las actividades, convirtiendo a Paraguay en su patria. El éxito del negocio actual de la colonia menonita en el Chaco no vino de forma gratuita, aunque, como los primeros colonos menonitas tuvieron que luchar con un clima duro, falta de equipo agrícola moderno, poco desarrollo de las rutas de transporte y mercados casi inexistentes. Independientemente de ello, en los próximos ochenta años los menonitas fueron capaces de mover al Chaco Paraguayo desde un área de producción agrícola inexistente a una de las regiones agrícolas más importantes del país.

Hoy en día, en la ciudad de Filadelfia, la capital de la provincial de Boquerón, alrededor de cinco horas al noroeste de la capital de Paraguay, Asunción, hay un hospital menonita que está a punto de sumar una nueva ala para la unidad de cuidados intensivos, la ciudad tiene una industria de servicios en auge, museos administrados por menonitas, impresionantes escuelas, restaurantes y calles limpias, una viñeta rara para el interior de Paraguay. Hay una gran instalación de procesamiento de leche en Loma Plata, una fábrica de procesamiento altamente mecanizada para el maní, y una planta de agua con sistema de ósmosis inversa, todo mantenido internamente por los menonitas, sin ningún tipo de ayuda del gobierno. La colonia en el Chaco está floreciendo junto con hogares y granjas privadas en perfecto estado.

Estilo de desarrollo del Chaco

La región del Chaco Paraguayo está experimentando una rápida transformación del suelo que describe en la actualidad cómo la tasa más alta del mundo continuó (según un informe reciente realizado por la Universidad de Maryland sobre el cambio forestal global). La Guyra Paraguay es una ONG, probablemente la mejor fuente informada del estado de la deforestación actual en el país. La misma, estima que la tasa de desarrollo en todo el país se encuentra en un nivel de 200-300 mil hectáreas por año, con Chaco en la cima de las estadísticas.

Paraguay tiene la segunda valoración de la tierra más baja de América Latina, después de Bolivia. Por ejemplo: en Paraguay, una granja de soja operando intensamente tiene costos de fabricación y procesamiento de alrededor de USD $6.000-10.000 por hectárea; un rancho de ganado cuesta USD $500-2.000 por hectárea, y la tierra de ganado en el Chaco (son de tierra virgen con el bosque no talado) cuesta alrededor de USD $ 150 a 600 por hectárea. Además, Paraguay tiene una de las regiones más favorales en cuanto al régimen fiscal con un IVA del 10%. Esto incentiva a inversores extranjeros a apostar a tierras paraguayas. Los ganaderos brasileros son habituales pero no son los únicos que compran tierras en la zona. Hay otros inversores, como los grandes agricultores y ganaderos uruguayos o de Europa occidental.

Conversión del pastado

Al crecer la población mundial, crecen las clases medias y la búsqueda de proteínas aumenta exponencialmente al igual que la creciente demanda mundial de la carne vacuna. Este fenómeno, sin embargo, por más de que no es novedad aunque haya una nueva fuente de proteína o que la gente cambie su gusto por la carne de res, nos enfrentamos a una creciente de demanda de carne roja. Por lo tanto, al haber una demanda creciente, si valor el mercado mundial aumenta. A su vez, esto conduce a incentivar el aumento de números de ranchos así como la cantidad de ganados, especialmente en las áreas en las que es físicamente posible y rentable. Según el número de personas que alcanzan el nivel de la clase media, se juzga que la demanda de la carne vacuna seguirá creciendo.  

Los controles del gobierno sobre el desarrollo de la tierra

¿Se preocupa el gobierno Paraguayo de los bosques nacionales? Por supuesto. En el año 2013 el gobierno extendió la “Ley deforestación cero”, que se mantendrá por otros 5 años, hasta el 2018. Esta ley pone una moratoria sobre las conversiones de las tierras en el Bosque Atlántico de Paraguay, ubicado al este del país.

Esto no afecta a los bosques de la zona del Chaco suituados en la parte occidental del país.

Paraguay ahora aspira a convertirse en el quinto mayor exportador de carne vacuna del 2018 (en la actualidad se encuentra como octavo). Este previsto crecimiento de las exportaciones es probable que dé lugar a un aumento de la superficie diseñada para ranchos de ganado. Esto, sin duda, resultará aún más en el monte paraguayo.

El Chaco Paraguayo es un hogar de alrededor de 60% del total de la producción de ganado paraguayo. A medida que el gobierno de Paraguay está tratando de aumentar sus exportaciones de carne, asegura al Chaco como la opción más lógica.

Es obvio que el desarrollo económico y agropecuario tiene sus costos. Como dijo el economista: "No hay almuerzo gratis". Siempre ha sido así y hasta ahora nadie ha sido capaz de llegar a una forma que evite las pérdidas al medio ambiente natural, garantizando el desarrollo económico.

Fuente: www.gatewaytosouthamerica.com 

    Contactanos

    Nombre completo Por favor introduzca su nombre
    Email Por favor introduce un email válido
    Teléfono Por favor introduce un teléfono válido
    ¿Cómo nos encontraste? Selecciona una de las opciones
    Preguntas y comentarios Por favor introduce tu mensaje
    Escriba el código Escriba el código
    Texto incorrecto

Tel ARG: +54 11 4723 2758
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Linkedin LatamFarms Youtube LatamFarms Skype LatamFarms latam.farms 

 

Cambiar idioma