Gran cambio favorable para Argentina

Argentina tiene un nuevo presidente: Mauricio Macri

Si el nuevo presidente Argentino de centro-derecha, Mauricio Macri, llega a la altura de sus promesas preelectorales: ser la segunda economía más grande de América del Sur; revertirá la ortodoxia y saldrá del caos construyendo una senda sostenible. La victoria de Macri marcó el fin de la era Kirchner de 12 años en el poder, que se caracteriza por la salvaje inflación, enormes déficits públicos y subsidios insostenibles. El ex alcalde de Buenos Aires derrotó decisivamente a Daniel Scioli del Frente para la Victoria, pero ahora se enfrenta a una enorme tarea de dar vuelta la economía. Tengo la esperanza de que la recuperación llegará, pero el camino será largo y dificultoso. Los inversores no perdonan a las economías emergentes cuando el Sistema de Reserva Federal eleva las tasas de interés en Estados Unidos, por lo que el telón de fondo para las reformas de Macri es un reto.

El nuevo presidente juró comprometerse a resolver los problemas de larga duración en la batalla argentina con los acreedores de fondos de cobertura, y a reducir los subsidios de servicios públicos, las barreras comerciales y los controles de divisas. También tiene que limitar el mando del Banco Central, con el fin de prevenir el blanqueo de impresión para financiar el déficit presupuestario, y publicar estadísticas económicas fiables.

Estos cambios, a lo largo del tiempo, deben permitir que Argentina recupere el acceso a los mercados internacionales, la reintegración de la economía con el resto del mundo financiero, e impulsar la confianza de las empresas, la inversión y el crecimiento económico. Esto ayudaría a limitar la dependencia del país en las reservas en divisas (que están nueve años por debajo) para financiar el déficit más grande en más de 30 años, rompiendo el malicioso ciclo monetario que alimenta a una de las tasas de inflación más altas del mundo. De manera más inmediata, sin embargo, el impacto en los precios bajos de los commodities y la debilidad de Brasil y el principal comercio de China, será un serio esfuerzo para la economía en un futuro cercano. Sabiamente, el ingeniero Macri, prometió fortalecer las relaciones comerciales bilaterales con los Estados unidos, y los países de la Alianza del Pacífico: México, Colombia, Chile y Perú.

Tanto la política monetaria y fiscal tiene que ser apretado sustancialmente, con el fin de hacer frente a la tasa de inflación de dos dígitos. Y la moneda sobrevaluada tiene que ser de 30 a 40% menos frente al dólar, un ajuste que va a doler, pero es esencial para que la Argentina atraiga inversiones y restaure la competitividad comercial. Espero que Macri pueda rápidamente devaluar el peso e iniciar el proceso de unificación de los tipos de cambio múltiples actualmente en el mercado. Este realineamiento causará dolor a corto plazo, sobre todo a las industrias dependientes de las importaciones, y dará lugar a un salto en la inflación que refleja el impacto de los recortes de Brasil en subsidios a la energía de este año, pero al final, los beneficios procedentes de los flujos de capital más altos y de una inversión a largo plazo valdrán la pena.

La falta de apoyo para el presidente en el Senado hará más difícil su trabajo, lo que complica o retrasa las reformas, y el ajuste necesario de la política económica probablemente inducirá una breve recesión. Pero la contratación no será una sorpresa después de más de una década de los desequilibrios económicos y la mala gestión. Si todo va bien, la economía debería en el tiempo ser capaz de crecer en línea con el promedio de la región, alrededor de 3 a 4%.

Mientras tanto, Macri no puede esperar a ser universalmente popular, especialmente después de las escalas de los subsidios, principalmente en los sectores de energía y transporte, corta otro gasto público y subidas de impuestos. Sin embargo, un mensaje claro y transparente para la población, y una mejora gradual de las condiciones económicas, deben limitar los daños. El riesgo político llegará a su máximo en 2017 con las elecciones legislativas de mitad de período, pero el nuevo gobierno debe entonces empujar a través de la mayor parte de las reformas necesarias, probablemente atrayendo el apoyo de los legisladores no peronistas leales a Sergio Massa, que fue tercero en la primera ronda de las elecciones presidenciales y ganó cerca del 21% de los votos emitidos en las elecciones primarias.

La elección de Mauricio Macri marca el inicio de un verdadero cambio político en América del Sur. Es el turno para el centro-derecha en Argentina, que se produce en un momento crítico ya que los gobierno populistas en otros lugares, sobre todo Brasil, Venezuela, Bolivia y Ecuador, están sufriendo la crisis económica y la caída de su popularidad. El nuevo presidente argentino, incluso ha dicho que tratará de expulsar a Venezuela del Mercosur por abuso contra los derechos humanos. Macri quiere distanciar a la Argentina del populismo en todo sentido, especialmente de Venezuela, lo que mejora la percepción de los inversores del continente en su conjunto, en un momento crítico para todos los mercados emergentes. Por el bien de la gente común a través de América del Sur, espero que tenga éxito.

Ian Shepherdson

Chief Economist, Pantheon Macroeconomics

@IanShepherdson

 

Fuente: http://www.forbes.com/sites/ianshepherdson/2015/12/14/all-change-in-argentina-for-the-better/

 

    Contactanos

    Nombre completo Por favor introduzca su nombre
    Email Por favor introduce un email válido
    Teléfono Por favor introduce un teléfono válido
    ¿Cómo nos encontraste? Selecciona una de las opciones
    Preguntas y comentarios Por favor introduce tu mensaje
    Escriba el código Escriba el código
    Texto incorrecto

Tel ARG: +54 11 4723 2758
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Linkedin LatamFarms Youtube LatamFarms Skype LatamFarms latam.farms 

 

Cambiar idioma