Apostar a la ganadería sostenible

Apostar a la ganadería sostenible

Ante las constantes variaciones del clima, el principal reto de los ganaderos es garantizar el alimento del hato. De esto depende mantener la sanidad de las reses, los niveles de producción (de carne o leche), así como los índices de parición. Y para lograrlo, nada más indicado que retomar dos milenarias técnicas de conservación de forraje: La henificación y el ensilaje.

Innovaciones agropecuarias. En tiempos en que el valor de la tierra es cada vez más elevado y su influencia en la composición de costos más determinante, es necesario seguir optimizando la producción pecuaria para asegurar su estabilidad, especialmente, cuando las condiciones climáticas no juegan a favor.

Así lo entendió Alte Heide S.A., una empresa dedicada al rubro de la ganadería y la producción de carbón vegetal en el Chaco, que supo ver en el sistema de henificación, un nicho interesante para impulsar la ganadería sostenible en Paraguay.

Pero, ¿en qué consiste esta técnica? Para dar respuesta a esta interrogante, Foco conversó con Alejandro Portillo, gerente de Operaciones de la firma, quien explicó que “la henificación es un método de conservación del forraje seco, producido por una rápida evaporación del agua contenida en los tejidos de la planta”. Seguidamente, aclaró que este sistema es implementado solo en periodos de exceso de pasto y en los que hayan menos incidencia de lluvias, como son los meses de junio, julio, agosto y diciembre

Alte Heide S.A., logró desarrollar, en sus establecimientos ubicados en el Chaco Central, una práctica de autoconsumo de heno más que eficiente, a través de la utilización de dos variedades consideradas las mejores dentro de este rubro: Pasto Gatton Panic y Tanzania.

Asimismo, Alejandro recordó que, hace cinco años, la empresa comenzó a explorar nuevas tendencia y halló en los hilos electrificados una nueva opción para optimizar la producción. “Luego de haber probado varios sistemas de entrega de rollos de heno, notamos que el autoconsumo de rollos con hilos electrificados era la mejor práctica observada hasta ese entonces, pues ayudaba a que el ganado comiese de forma ordenada y sin acabar las reservas, especialmente en épocas de invierno”, acotó.

También mencionó que para llevar a cabo este proceso, no fue necesario construir corralones especiales, sino que fueron utilizados los mismos establos en los que eran alimentados habitualmente estos animales.

Los costos. La correcta preparación del terreno para la producción de rollos, tiene un costo aproximado de USD 200/Ha. Cabe destacar que la fabricación de fardos se realiza en forma tercerizada y cuesta entre USD 15 a USD 17, por rollo aproximadamente.

En caso de que el ganadero se haga cargo de la producción de sus propios rollos, el costo disminuye a USD 150.000, incluyendo la compra de un tractor de al menos 110 Hp, una segadora, una hileradora y una enfardadora con lo que podría aumentar su producción notablemente.

“Para el sistema de autoconsumo en sí mismo, se requiere de inversiones mínimas, que no van más allá de alambres y electrificadores de baja potencia y que varían con la cantidad de animales que ingresan al sistema”, indicó. De hecho, para una base de 1.000 cabezas se requiere de una inversión aproximada de USD 500 a USD 800, es decir, 50 a 80 centavos por cabeza.

Ventajas comprobadas. La implementación de este sistema trajo consigo múltiples ventajas tanto a Alte Heide como a los ganaderos que experimentaron un ahorro sustancial en materia de alimentación del ganado. Esto se debe a que los rollos de heno son utilizados solo en épocas de escasez de pasto.

De acuerdo a los datos proporcionados por SENACSA, sólo en el 2015 Paraguay contaba con 14 millones de cabezas de ganado aproximadamente, de las cuales alrededor de 5 millones eran vacas. En ese mismo periodo también se produjeron 2,5 millones de terneros, y, se comercializaron, entre frigoríficos y ferias, un poco más de 2 millones de cabezas, lo que representó casi USD 1.100.000.000 de ingresos.

De allí que con este sistema, se podría aumentar el hato ganadero del país de manera progresiva por lo menos en 50%, en un plazo de 10 años aproximadamente, lo que significaría también un aumento de aproximadamente 50% de los ingresos. Esto sin tener en cuenta el incremento en la eficiencia productiva de la empresa, que se trasmite en aumentos de volúmenes y rindes en la cadena productiva downstream.

“Con este método no sólo se ahorra costos, sino que también se incrementa la producción y aumenta el retorno. Alte Heide S.A. consiguió duplicar la carga animal por hectárea, aumentar en 30% la ganancia individual de peso del animal, y aumentar en algo más que el doble la producción de carne por hectárea, en la misma superficie total, incrementando la utilidad operativa en un 85%, aproximadamente. Estas cifras dependen de muchos factores, y varían para cada empresa”, puntualizó el directivo

    Contactanos

    Nombre completo Por favor introduzca su nombre
    Email Por favor introduce un email válido
    Teléfono Por favor introduce un teléfono válido
    ¿Cómo nos encontraste? Selecciona una de las opciones
    Preguntas y comentarios Por favor introduce tu mensaje
    Escriba el código Escriba el código
    Texto incorrecto

Tel ARG: +54 11 4723 2758
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Linkedin LatamFarms Youtube LatamFarms Skype LatamFarms latam.farms 

 

Cambiar idioma